Los Fosfolípidos: más sanos y más biodisponibles

31.07.2015 11:06

Las tendencias actuales recomiendan la ingesta de lípidos saludables.

Artículo de la Revista Chilena de Nutricionistas. Año 10, Julio 2014. “FOSFOLÍPIDOS Y SU BIODISPONIBILIDAD” Por Jairo Alonso Torres. Páginas 18-21

A este grupo pertenecen los fosfolípidos, que son lípidos anfipáticos presentes en todas las membranas celulares de plantas y animales. Los fosfolípidos se diferencian de los triglicéridos ya que en la posición sn-3 está ligada una molécula de ácido ortofosfórico, en lugar de un tercer ácido graso. Estos grupos fosfato están siempre unidos a diferentes moléculas, tales como: colina, serina, etanolamina, cefalina e inositol. Los ácidos grasos que conforman los fosfolípidos pueden presentar distinto largo de cadena hidrocarbonada y variar en el grado de insaturación, según su procedencia. Además, en su composición contienen más de un 26 % de ácidos grasos monoinsaturados y 22 % de poliinsaturados, como se observa en la Figura 1, en la que se analizan algunas materias primas ricas en fosfolípidos.

Se podría sugerir el aumento de la ingesta de fosfolípidos, por su alto contenido de ácidos grasos mono y polinsaturados, debido a que las recomendaciones actuales de ingesta de lípidos apuntan al incremento del consumo de estos ácidos grasos y a la disminución de los ácidos grasos saturados.

¿Por qué los fosfolípidos son más biodisponibles que los triglicéridos?

Estudios realizados en humanos indican que los fosfolípidos obtenidos de la dieta serían mejor absorbidos que los triglicéridos [1]. Una propiedad de los fosfolípidos es que, debido a su anfipaticidad, tienen características emulsionantes estando, además, involucrados en la formación de micelas mixtas, lo que puede incrementar la absorción de lípidos y algunos compuestos liposolubles [2]. En este sentido, los fosfolípidos siguen el proceso de digestión y distribución en el cuerpo humano de manera simple.

Por otra parte, los triglicéridos son insolubles en agua, requiriendo de arduos procesos enzimáticos y de la acción de sales biliares, con el objetivo de formar micelas y ser absorbidos en el intestino delgado. Resulta interesante que los fosfolípidos sean más biodisponibles que los triglicéridos, cuando en la dieta se requiera incorporar en mayor proporción y rapidez algún ácido graso específico, como podría ser el caso de los ácidos grasos omega-3, se debiesen elegir fosfolípidos de origen marino para favorecer su absorción. Otra posible utilidad que se les puede dar a este tipo de compuestos es aprovechar su propiedad emulsificante para usarlos como vehículos, con el fin de mejorar los procesos de adsorción de algunos medicamentos o elementos liposolubles. En la actualidad la industria de la alimentación animal y la nutrición humana ya se encuentra trabajando en este ámbito.

Fosfolípidos e importancia nutricional y efectos sobre la salud

Es un hecho conocido que los fosfolípidos tienen un impact positivo, evitando el desarrollo de ciertas patologías, debido a la eficacia de estos compuestos para aportar en mayor proporción y más rapidez ácidos grasos monoinsaturados y polinsaturados, cuyo efecto se verá reflejado en su incremento a nivel de las membranas celulares. El tipo de fosfolípido y ácidos grasos administrados será crucial para lograr un efecto determinado. También es importante destacar que los fosfolípidos se encuentran en mayor proporción como fosfatidilcolina, este compuesto está formado por un glicerol, dos ácidos grasos y una molécula de colina. La colina es el precursor de la acetilcolina, el neurotransmisor más importante tanto en el sistema nervioso central (cerebro y cerebelo) como periférico (musculatura lisa y estriada). Por este motivo, los fosfolípidos no sólo constituyen un importante aporte de ácidos grasos esenciales, también aportan importantes biomoléculas para el organismo. En este sentido, el conocimiento más difundido de los efectos de los fosfolípidos ha surgido del estudio de fosfolípidos derivados de la soja, de la yema de huevo, de los lácteos y de productos de origen marino [2]. 

Investigaciones han encontrado que los fosfolípidos disminuyen los síntomas de situaciones patológicas y fisiológicas como: artritis reumatoide y síndrome premenstrual [3], procesos inflamatorios en pacientes con colitis ulcerosa, inhibición de la progresión de cáncer de colon, inducido químicamente in vitro [4]. Además, reducen los niveles plasmáticos de colesterol total en pacientes con hiperlipidemia primaria y diabetes mellitus [5], reducen el estrés, mejoran la memoria, motilidad y cognición, disminuyen la neurodegeneración en pacientes con enfermedad de Alzheimer, mejoran parámetros asociados a la concentración en sujetos jóvenes y sanos [2, 6], ejercen un efecto antioxidante frente a los cambios cerebrales inducidos posterior a la ingesta de alcohol [7], mejoran la maduración de la agudeza visual en niños [8]. Adicionalmente, se ha logrado mejorar el transporte y biodisponibilidad de medicamentos como el ácido acetilsalicílico, al ser administrados en combinación con fosfolípidos [9]. Por último, estudios realizados en animales alimentados con fosfolípidos reportaron una mayor capacidad para conservar un perfil metabólico saludable en condiciones obesogénicas [10]

¿Dónde se pueden encontrar fosfolípidos?

Los fosfolípidos están contenidos en diversos alimentos y también son incorporados para cumplir funciones como emulsionantes y estabilizantes en la industria alimentaria. Se deben destacar algunos alimentos que han sido estudiados, en los cuales se encuentran los fosfolípidos en buena proporción, estos son: pescado y frijol de soja, ambos con un 0,5 % de fosfolípidos, huevo con un 5 % y aceite de Krill con un 40 % [11]. También se pueden encontrar en forma de nutracéutico en presentaciones de cápsulas de lecitina de soja, que contienen hasta un 75% de fosfolípidos. La ingesta de fosfolípidos ha aumentado paulatinamente como consecuencia de los múltiples efectos benéficos descritos para la salud. Países como Francia, Alemania, Estados Unidos, han masificando la oferta de fosfolípidos concentrados de diferentes orígenes, como la soja, el huevo, variedades de pescado, entre otros, y también han sido incorporados en suplementos alimenticios o en medicamentos. 

En la actualidad, la ingesta de fosfolípidos en Chile está limitada a quienes acostumbran tomar suplementos nutricionales, como cápsulas de lecitina de soja, ya que es el único producto con estas características disponible en el país. Queda como tarea para la industria alimentaria y los profesionales de la nutrición y la alimentación buscar nuevas fuentes de alimentos funcionales o nutracéuticos que contengan altas concentraciones de estos compuestos, que tienen un alto valor nutricional

Por Jairo Alonso Torres García
Ingeniero de Alimentos, M.Sc. Nutrición y Alimentos
Docente Universidad Autónoma de Chile

Bibligrafía:

1. Ramírez, M., Amati, L. and Gil, A., Absorption and sistribution of dietary fatty acids from different sources. Early Human Development, 2001. 65: p. 95-101.

2. Kullenberg, D., et al., Health effects of dietary phospholipids. Lipids Health Dis, 2012. 11: p. 3.

3. Sampalis, F., et al., Evaluation of the effects of Neptune Krill Oil on the management of premenstrual syndrome and dysmenorrhea. Altern Med Rev, 2003. 8(2): p. 171-9.

4. Sakakima, Y., et al., Prevention of hepatocarcinogenesis with phosphatidylcholine and menaquinone-4: in vitro and in vivo experiments. J Hepatol, 2007. 47(1): p. 83-92.

5. Eshigina, S., et al., [Influence of dietary therapy containing sunflower oil fortified with phospholipids on the lipid metabolism in patients with hypertension and obesity]. Vopr Pitan, 2007. 76(1): p. 58-62.

6. Favreliere, S., et al., DHA-enriched phospholipid diets modulate age-related alterations in rat hippocampus. Neurobiol Aging, 2003. 24(2): p. 233-43.

7. Jayaraman, T., et al., Impact of Essentiale L on ethanol-induced changes in rat brain and erythrocytes. Singapore Med J, 2008. 49(4): p. 320-7.

8. Hoffman, D.R., et al., Maturation of visual acuity is accelerated in breast-fed term infants fed baby food containing DHAenriched egg yolk. J Nutr, 2004. 134(9): p. 2307-13.

9. Lichtenberger, L., J.J. Romero, and E.J. Dial, Gastrointestinal safety and therapeutic efficacy of parenterally administered phosphatidylcholine-associated indomethacin in rodent model systems. Br J Pharmacol, 2009. 157(2): p. 252-7.

10. Rossmeisl, M., et al., Metabolic effects of n-3 PUFA as phospholipids are superior to triglycerides in mice fed a highfat diet: possible role of endocannabinoids. PLoS One, 2012. 7(6): p. e38834.

11. Torres, J.S., J. Valenzuela, A. Barrera, D., Caracterización de nuevas fuentes de fosfolípidos ricos en omega 3 para uso en la industria alimentaria, farmacéutica y nutracéutica. Revista Chilena de Nutrición 2013. 40 suplemento Nº 1: p. 29.