La cafeína: beneficios y contraindicaciones

04.05.2015 14:29
La cafeína, sin duda un estimulante conocido por todos y usado por muchos. Llegando a ser parte de la vida de algunos, que lo necesitan cada mañana. Normalmente cuando oímos cafeína, nos viene a la mente el café, o bebidas energéticas. Este conocido y tremendamente estudiado compuesto, ha sido asociado a múltiples efectos sobre el rendimiento deportivo y la salud. Mucho se le atribuyen beneficios, así como también efectos secundarios. A continuación y,  de mano de su servidor, se les entrega una visión general y objetiva, sobre la cafeína.

El Café

El café ha conquistado el mundo; es la bebida más consumida y el segundo producto más comercializado después del petróleo; en torno a este producto se ha desarrollado toda una industria y la economía de países como Colombia y Brasil dependen, en gran parte del comercio del grano.

Se ha especulado sobre los efectos de la cafeína, a la cual se le han atribuido los efectos negativos del café, pero esta solo es un componente de los muchos que tiene el café y que tienen actividad biológica, es esta la razón por la que vale la pena evaluar las consecuencias del consumo, a la luz de las investigaciones epidemiológicas y experimentales que relacionan el café y sus componentes con diferentes eventos en la salud de las personas que lo consumen.

Historia

Un poco de historia. El nombre de café proviene de “kaffa” una provincia de Etiopía de donde es originaria esta planta y pasó a Arabia donde se revelaron sus virtudes. Según la leyenda un pastor llamado Kaédi presenció cómo sus cabras cambiaron de comportamiento cuando consumieron el fruto, de manera que él también lo consumió experimentando raras sensaciones, al contarle a su Abad, este preparó una infusión con los granos de café y algunas hojas, dando como resultado una bebida de sabor tan desagradable que el maestro la tiró al fuego. Al tostarse los granos de café se expandieron los aromas característicos, iniciando el consumo. Gracias a las peregrinaciones a la meca, el café llegó a diferentes países de Europa. Al continente americano ingresó con la colonización, por las Antillas, hacia el año de 1800. La leyenda cuenta que en Colombia los sacerdotes como penitencia a los feligreses que confesaban sus pecados les imponían sembrar plantas de café y esto convirtió al país en uno de los mayores productores junto con Brasil. Hoy día el café es una bebida universal. (El café ha conquistado el mundo, 2015)

Generalidades sobre el café

El café es el fruto del cafeto, que pertenece a la familia de las rubiáceas. Es un arbusto de tronco recto, que puede llegar a vivir 70 años. Las primeras flores, que recuerdan las del jazmín, aparecen a los 3 años, pero la producción se da después del quinto año.

Existen en el mundo dos especies de café:

1. Arábica, que es cultivado en el continente americano (Centro y Sudamérica, Caribe, incluyendo Colombia), la costa este de África, la India y Papúa Nueva Guinea. Es el grano más comúnmente usado para la producción de café.

2. Robusta, que constituye la principal variedad de la especie Coffea canephora, debido a su buena resistencia a los climas extremos. Se cultiva en las zonas bajas de África central y occidental, en Asia, en Sri Lanka, y en Filipinas. Este grano contiene el doble de cafeína de la arábica.

De estos tipos de grano de café se derivan todas las variedades comerciales, dependiendo el lugar donde se cultive y las condiciones propias de la región, además por medio de diferentes procesos y técnicas de recolección, torrefacción (consiste en tostar los granos de café durante diez minutos para permitir que se desarrollen sus aromas), molido y envasado.

El grano del café, contiene nutrientes, aunque normalmente éstos se pierden por los procesos a los que se somete; conservando sólo elementos de interés, como la cafeína, antioxidantes y sus apreciadas y distintivas propiedades organolépticas.

 

La cafeína

La cafeína o teína es un alcaloide, conocido también como 1,3,7-trimetilxantina que se encuentra en la naturaleza, en las semillas del cafeto, cacao (chocolate), en las hojas de té, hierba mate y guaraná. Suele añadirse a algunos refrescos, como los refrescos cola. La FDA permite una concentración máxima de 6 mg por cada onza para estas bebidas.

En los adultos sanos el período de eliminación es de 3 a 7 horas pero en niños con sistemas hepáticos inmaduros es hasta de 100h.

La cafeína está clasificada como droga natural (no dopante) y de rápida absorción. Es la sustancia más consumida en el mundo; por ejemplo el 80% de niños y adultos en Norteamérica consumen regularmente alimentos con cafeína. En adultos de Estados Unidos se ha estimado un consumo diario de cafeína de 280 mg/día, cantidad equivalente a tres tazas que corresponden a 6 onzas de café o cinco botellas (16 onzas) de las bebidas tipo cola. [1]

 

Fuentes alimenticias

 

La cafeína se consume ampliamente y se encuentra en forma natural en las hojas, semillas y frutos de más de 60 plantas, entre ellas:

  • Hojas de té (camellia sinensis)
  • Nueces de cola
  • Granos de café
  • Granos de cacao
  • Guaraná
  • Yerba mate

También se encuentra en alimentos procesados:

  • Café: 100 mg por taza (aproximadamente varía según la marca, al igual que la cantidad de antioxidantes)
  •  Té verde, negro, rojo, etc: 14 a 60 mg por cada taza
  • Chocolate: 45 mg en una barra de 1,5 onzas (unos 42 g)
  • La mayoría de las colas (a menos que estén etiquetadas "sin cafeína"): 45 mg en una bebida de 12 onzas (340 ml)
  • Geles, gomitas energéticas: 20-50 mg por porción
  • Bebidas energizantes, refrigerios, dulces, goma de mascar: 40-100 mg por porción
  • Píldoras de cafeína: 100-200mg por cada tableta o gragea.

La cafeína a menudo se le agrega a medicamentos que no necesitan receta médica, como analgésicos,  pastillas para adelgazar de venta libre y medicamentos para el resfriado. La cafeína no tiene sabor y puede separarse de un alimento por medio de un proceso químico llamado descafeinización. (MedlinePlus.“Cafeína en la dieta” Abril, 2013)

Metabolismo de la cafeína

La cafeína llega al torrente sanguíneo a los 30-45 minutos de su consumo. A continuación, se distribuye por el agua de todo el organismo, para posteriormente ser metabolizada por el hígado (por acción de la isoenzima CYP 450) y expulsada en la orina (cafeína, teína, teobromina). La vida media de la cafeína en el interior del cuerpo es de 4 horas. Durante el embarazo, disminuye la velocidad a la que se metaboliza la cafeína y las mujeres embarazadas mantienen generalmente los niveles de cafeína durante más tiempo.

La capacidad de la cafeína de potenciar el estado de alerta y la atención prolongada está ampliamente documentada, y su función primordial como estimulante del sistema nervioso central se debe a su acción como antagonista de la adenosina. La adenosina es una sustancia química generada de manera natural por nuestro cuerpo que actúa como mensajera regulando la actividad cerebral y modulando el estado de vigilia y sueño (es una “señal de cansancio”). La cafeína bloquea los receptores específicos de la adenosina (A1 y A2) presentes en el tejido nervioso, y en particular en el cerebro, manteniéndonos despiertos. Gracias a este mecanismo, la cafeína puede potenciar la capacidad de realizar un esfuerzo físico y mental, antes de que aparezca el cansancio. El bloqueo de los receptores de adenosina puede contribuir a la constricción de los vasos sanguíneos, lo cual alivia la presión de las migrañas y los dolores de cabeza, y explica por qué muchos analgésicos contienen cafeína. [1][11]

Efectos

Los efectos del consumo de café en el organismo son varios, pero el principal es de estimulación sobre el sistema nervioso central que aumenta la actividad orgánica (oxidación de grasas) y agiliza las funciones mentales y corporales. [12]

Aspectos positivos. Las dosis entre 100 a 600 mg de cafeína permiten pensar con mayor rapidez y claridad, mejoran la capacidad contráctil del músculo, capacidad respiratoria (Vo2máx), aumenta la frecuencia cardiaca, retrasa la fatiga y la acción de la ghrelina (hormona responsable del aumento del apetito) Como aspectos negativos, cabría resaltar que la cafeína puede ocasionar agitación y una pérdida del control motor fino. Las cantidades superiores a 2.000 mg pueden causar insomnio, temblores, ansiedad, dificultad para dormir, irritabilidad, micción frecuente y respiración agitada. Estos síntomas se manifiestan a veces con dosis menores (<500mg). [7] Un aspecto a aclarar, sería el supuesto poder diurético del café, actualmente se sabe que ni el café ni su principio activo, la cafeína, tendrían actividad diurética importante. La sequedad producida en la boca que muchos señalan como hecho "deshidratante" se debe a la presencia de taninos y otros astringentes del café. Si bien algunos compuestos del café tienen actividad sobre la diuresis, el café no actúa como diurético. No obstante, la cafeína aumenta el flujo sanguíneo al glomérulo, lo que supondría una mejor filtración y proceso de diuresis. [13]

Efectos en la salud señalados en recientes estudios mencionan que la cafeína bloquea los receptores A2A presentes en las células nerviosas, que intervienen en estos trastornos neurodegenerativos, por lo que consumirla estaría asociado a menores posibilidades de padecer enfermedad de Alzheimer, y de Parkinson. Entre otros efectos positivos en la salud, la cafeína puede revertir los efectos sedantes del alcohol, mejora la sensibilidad a la insulina, hormona que regula el metabolismo de la glucosa, por lo tanto disminuye el riesgo de desarrollar diabetes Tipo II. [1]

Dislipidemias, hipertensión, problemas cardiovasculares

Durante mucho tiempo se ha hablado sobre la subida en la presión arterial y la frecuencia cardíaca ocasionada por la ingesta de cafeína. Además, de la actividad de dos diterpenos presentes en el café (cafestol y kahweol), a los que se le asocia aumentar el colesterol LDL sacándolo del hígado lo que podría significar mayores riesgos de enfermedad cardiovascular, no obstante, se han visto en estudios y, se revisó en un meta-análisis, concluyéndose que esto ocurría en cafés preparados sin filtrar. Un estudio publicado en Diciembre del 2010 en la revista Chilena de nutrición, dice “La cafeína puede aumentar los niveles plasmáticos de hormonas relacionadas al estrés, como la adrenalina, noradrenalina y el cortisol, por lo cual podría esperarse un efecto hipertensivo derivado del consumo de café, ya que la secreción de estas hormonas es estimulada por la cafeína. Sin embargo, del Estudio de la Enfermeras en sus etapas I y II no se deduce una relación entre el consumo de cafeína y la hipertensión. Por otro lado, las bebidas energizantes que contienen cafeína, sí producen hipertensión. En base a esta información, los investigadores concluyen que los antioxidantes contenidos en el café y que no contienen las bebidas energizantes, contrarrestan el posible efecto hipertensor observado pata la cafeína.” Se concluye, que ha personas con enfermedades cardíacas ya establecidas, hipertensos; es recomendable no consumir suplementos de cafeína (ya que éstos sí elevan la presión) y consumir cantidades moderadas de cafeína en infusiones (<300mg/día) [1][2][6][9]

Susceptibilidad a los efectos de la cafeína

Los síntomas anteriores tanto positivos, como negativos son variables en cada persona, en algunas el consumo no hace la diferencia con cualquier otra bebida y esto, según las últimas investigaciones puede deberse a la presencia de la proteína DARPP-32, la cual es activada por el receptor A2A que media la capacidad del café para causar un efecto estimulante, determina la duración y puede vincularse con la adicción (Malika El Yacoub Et al, 2005).

 Los científicos han descubierto recientemente un “gen que ralentiza el metabolismo” las personas que tienen este gen eliminan la cafeína más lentamente. Un estudio epidemiológico reciente mostró que, entre la gente con esta característica, el consumo de café estaba asociado a un mayor riesgo de sufrir infartos de miocardio no mortales, lo que sugiere que la cafeína podría desempeñar un papel en esta asociación. Esta teoría aún debe confirmarse en futuras investigaciones.

Las mujeres embarazadas, y las personas que sufren afecciones médicas o que son sensibles a la cafeína deberían tener cuidado y moderar su consumo. La mayoría de la información epidemiológica disponible indica que un consumo total inferior a los 300 mg al día no supone ningún problema. La cuestión de los posibles efectos en el embarazo y en el bebé debido a un consumo habitual superior a estos niveles permanece abierta. Por esta razón, y debido a la metabolización lenta de la cafeína en el embarazo, se recomienda moderar el consumo de esta sustancia. (EUFIC “Cafeína y salud”, 2007

Precauciones

El consumo frecuente de café puede causar dependencia y desarrollar tolerancia: se necesita aumentar el consumo para experimentar bienestar; la cafeína tiene un efecto prolongado: una vida media de 4 horas, al aumentar la dosis se puede producir agitación, temblor, insomnio, taquicardia y molestias gastrointestinales, y cuando se aumenta demasiado, puede ser peligroso, puesto que puede desencadenar ansiedad, trastornos del sueño, intoxicación e incluso la muerte cuando se llegan a consumir 10 gramos de cafeína en menos de dos horas.

Las características farmacológicas de la cafeína también son responsables del llamado síndrome de abstinencia cuando una persona trata de suspender el consumo, se caracteriza por dolor de cabeza, somnolencia, irritabilidad, náuseas, vómito y otros síntomas. [1][5][10]

Conclusión

No podemos decir que el café sea un alimento funcional sin contraindicaciones, como no podemos decir tampoco que no otorgue importantes beneficios.  En ocasiones esto es contradictorio como en el caso del cafestol que es hipercolesterolémico y el campesterol o el ácido oleico que disminuyen el colesterol en la sangre.

La evidencia científica con que se dispone en este momento, demuestra que el consumo de café puede ser beneficioso porque:

• Mejora la memoria y el estado de alerta.
• Disminuye el deterioro cognoscitivo producido por la edad. 
• Previene enfermedades neurodegenerativas: parkinson y alzheimer. 
• Mejora el estado de ánimo. 
• Reduce el riesgo de sufrir Diabetes II y enfermedades del hígado. 
• Incrementa el desempeño deportivo.

De la misma forma, investigaciones realizadas han determinado que el consumo de café, aún en cantidades moderadas representa algunas desventajas para la salud:

• Disminuye la absorción de hierro y calcio. 
• Agudiza la sintomatología en enfermedades gastrointestinales (acidez, inflamación). 
• Puede afectar la salud cardiovascular. 
• Podría aumentar tensión arterial. 
• Puede aumentar los niveles de colesterol en sangre. 
• Es contraproducente consumirlo en embarazo.

Finalmente se recomienda, una dieta variada, para potenciar algunos y mitigar otros, de los muchos efectos de la cafeína; complementar nutrientes, etc. Se recomienda entre 100 - 600 mg/día sin ningún riesgo en personas sanas, y teniendo en cuenta las enfermedades y la susceptibilidad propia de cada persona. Queda hecha entonces, la invitación a tomar una buena taza de café, de preferencia una marca reconocida y que en su etiqueta indique, la cantidad de cafeína y antioxidantes del producto. 

Bibliografía.

 

  1. RAMIREZ PRADA, Dianna Mayrene. CAFÉ, CAFEÍNA VS. SALUD REVISIÓN DE LOS EFECTOS DEL CONSUMO DE CAFÉ EN LA SALUD. Rev Univ. salud. [online]. 2010, vol.12, n.1 [cited  2015-05-03], pp. 156-167 . Available from: . ISSN 0124-7107.
  2. VALENZUELA B, Alfonso.EL CAFÉ Y SUS EFECTOS EN LA SALUD CARDIOVASCULAR Y EN LA SALUD MATERNA. Rev. chil. nutr. [online]. 2010, vol.37, n.4, pp. 514-523. ISSN 0717-7518.  http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182010000400013. 
  3. El-Yacoubi M, Ledent C, Parmentier M, Costentin J, Vaugeois JM. Reduced appetite for caffeine in adenosine A2A receptor knockout mice. Eur J Pharmacol. 2005; 519(3):290-291.
  4. Mundo del Café, http://www.mundodelcafe.com/historia.htm. Fecha de acceso. 04 de Mayo 2015.
  5. Review Coffee consumption and human health--beneficial or detrimental?--Mechanisms for effects of coffee consumption on different risk factors for cardiovascular disease and type 2 diabetes mellitus. [Mol Nutr Food Res. Ranheim T, Halvorsen B.Mol Nutr Food Res. 2005 Mar; 49 (3): 274-84.
  6. Coffee and its consumption: benefits and risks. Butt MS, Sultan MT.Crit Rev Food Sci Nutr. 2011 Apr; 51 (4): 363-73.
  7. A perception on health benefits of coffee. George SE1, Ramalakshmi K, Mohan Rao LJ.Crit Rev Food Sci Nutr. 2008 May;48(5):464-86.
  8. Review Coffee and cardiovascular disease: in vitro, cellular, animal, and human studies. [Pharmacol Res. Bonita JS, Mandarano M, Shuta D, Vinson J.Pharmacol Res. 2007 Mar; 55 (3): 187-98. Epub 2007 26 de enero.
  9. Coffee, caffeine, and coronary heart disease. Cornelis MC, El-Sohemy A.Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2007 Nov; 10(6):745-51.
  10. Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU" Cafeína en la dieta" Última entrada: 04 de Mayo, 2014 15:00hrs. Monografía en internet [Disponible en: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002445.htm 
  11. European Food information Council, "La cafeína y la salud" 05, 2007. Última entrada: 04 de Mayo 15:03hrs. Monografía en internet [Disponible en: http://www.eufic.org/article/es/artid/cafeina-salud/
  12. 12. GUERRA, Ricardo Oliveira; BERNARDO, Gerlane Coelho and GUTIERREZ, Carmen Villaverde. Cafeína e esporte. Rev Bras Med Esporte [ online ]. 2000, vol.6, n.2 [cited 2015-05-08], pp. 60-62 . Available from: . ISSN 1517-8692. http://dx.doi.org/10.1590/S1517-86922000000200006. 
     
  13. LAIME, Delia, Universidad de Tarapacá. Cátedra de fisiología humana, 2014. Nutrición y dietética, Apuntes 1, 5 y 7.
 
Por
Álvaro Farfán Díaz
Personal Trainer Certificado
Capacitado en Nutrición Deportiva
Estudiante de Nutrición y Dietética
Escritor e Investigador Independiente

Bibliotec



Foto del perfil de Álvaro Farfán (tú)Autor: Álvaro Farfán Díaz19 años. Arica, Chile.

Soy articulista, creador, editor y jefe de NutriFitness.net y NutriFitness - Asesorías. 8 años de experiencia y más de 100 personas que lograron sus metas, validan mi competencia en el rubro. Me desempeño en el campo de la nutrición, el entrenamiento y la salud.

Escritor, aficionado a la prosa poética, investigador independiente, personal Trainer certificado, capacitado en nutricion deportiva y estudiante de la carrera de Nutrición y Dietética en la Universidad de Tarapacá, a la par, estudiante de la especialidad en Actividad Física y Salud en el Comité Olímpico Chileno (CND-COCH).

Contacto: Asesorias.nutrifitness@gmail.com o asesorias@nutrifitness.net